Como te podrás haber dado cuenta, a pesar que oficialmente estamos en otoño, lo cierto es que prácticamente el invierno  ya está aquí. El tiempo y las temperaturas que hemos sufrido en España en estos últimos días así lo indican. Y con esto viene una nueva temporada de preocupaciones por el cuidado de las mascotas. A medida que nos sumergimos más profundamente en los fríos meses de invierno, debemos recordar tener un cuidado especial para nuestros mejores amigos peludos.

Hay muchos mitos sobre los perros y sus habilidades para superar el invierno, pero estos mitos pueden ser falsos. Es importante separar la realidad de la ficción para asegurarnos de que nuestros perros se mantengan seguros y saludables en invierno. ¿Los perros necesitan usar abrigos y botas? ¿Pueden los perros de pelaje grueso como los perros esquimales vivir fuera? ¿Cuánto ejercicio necesitan los perros en invierno?

Todos los dueños de mascotas inteligentes saben que hay muchos consejos bien intencionados (aunque en su gran mayoría incorrectos), que flotan en Internet, por lo que estamos aquí para separar la verdad de los conceptos erróneos. A continuación, presentamos algunos mitos sobre el cuidado de los perros en invierno.

1. Los perros de pelaje grueso pueden vivir fuera porque están preparados para ello.

Definitivamente el invierno trae preocupaciones especialmente serias para los dueños de mascotas. No todos los perros son creados iguales cuando se trata de la tolerancia al clima frío. Obviamente, un Husky Siberiano está más preparado para la nieve que un Chihuahua, pero una capa gruesa no significa que un perro no pueda contraer congelación o hipotermia en condiciones climáticas extremas. Claro, tu Husky o Gran Pirineo parece que no se cansa de la nieve y no quiere entrar a la casa. Ningún perro, ni siquiera uno de RAZA DE PELAJE GRUESO, está a salvo de la congelación o la hipotermia.

Puedes comprar abrigos para perros diseñados para adaptarse al tamaño y raza exactos de tu cachorro. Si tu perro es susceptible al frío, puedes colocarle una capa. Las chaquetas para perros son fáciles de poner y quitar, y tu perro estará más seguro por el esfuerzo extra. Para los perros que pasan mucho tiempo al aire libre en el invierno, asegúrate de que siempre tengan agua fresca y sin congelar para beber, y habla con tu veterinario acerca de cuánto tiempo puede jugar tu perro fuera de forma segura.

 

2. Los perros no necesitan botas porque sus patas no pueden congelarse.

¡Incorrecto! Los perros tienen un SISTEMA DE CIRCULATORIO ESPECIAL en sus patas para evitar que pierdan calor tan rápido como lo hacen los pies humanos, pero a pesar de esto necesitan protección, incluso solo para evitar que esas cuatro patas se queden cortadas por el hielo y la nieve irregular. Los perros con pies peludos que tienden a acumular hielo y nieve entre los dedos de los pies también pueden beneficiarse de los botines o botas. No importa que solo vayamos a salir por unos minutos.

Y aquí hay algo en lo que puede no hayas pensado: los paseos en la acera en el invierno pueden representar un riesgo de envenenamiento. Muchas sales y disolventes de hielo (ice melters)  son tóxicas para los caninos, por lo tanto, recomendamos que tu perro use botines o que se enjuague los pies, incluso entre los dedos de los pies, con agua tibia cuando lleguen a casa, para que no ingiera los productos químicos si se lame las patas.

3. Es seguro para los perros comer nieve.

La nieve es excelente para esconder basura, desperdicios de animales y, lo peor de todo, sal y productos químicos tal como lo mencionamos en el punto anterior. Tu perro podría enfermarse fácilmente con cualquiera de esas cosas, por lo que no es una buena idea permitir que tu perro coma nieve, sin importar lo emocionado que esté de probar el agua mágica sólida. Podría pensar que la nieve recién caída está bien, pero nuevamente, no se sabe qué podría haber debajo de la nieve. Mejor agua del grifo y cubitos de hielo.

4. Los perros son menos propensos a deshidratarse en clima frío.

Hablando de agua, los humanos tienden a pensar que los perros tienen más probabilidades de deshidratarse en climas cálidos. Esto no es verdad. El invierno trae un clima muy seco y los perros pierden gran parte de la humedad de su cuerpo a través de la respiración, especialmente al jadear. Ya que no sientes tanto el calor, es fácil olvidar la importancia de mantenerlo hidratado. Asegúrate de que tu perro reciba mucha agua antes y después de las caminatas.

 

Husky en la nieve

5. Los desechos del perro se disuelven en la nieve.

¿Por qué las personas no recogen los desechos de sus perros en invierno? Muchos asumen que los residuos simplemente se derretirán con la nieve. Eso no pasa. De hecho, el clima frío retarda el proceso de biodegradación, por lo que el desorden se mantendrá hasta la primavera. Esto no solo es una gran molestia, sino que también es un problema de salud pública, ya que atrae roedores y bacterias. También transmite enfermedades de perro a perro. Tratemos de ser limpios. Recoger las deposiciones de nuestras mascotas no cuesta nada.

6. Los perros no pueden contraer pulgas y garrapatas en invierno.

Mientras que el frío y la nieve tienden a matar a la mayoría de las plagas, a las pulgas y garrapatas les gusta buscar un refugio cálido en invierno. Y dado que tu casa es el lugar más cálido de todos, ese podría ser el lugar donde terminen. No renuncies a las inspecciones y medicamentos de pulgas y garrapatas de rutina solo porque crees que todos los insectos están muertos. La picazón excesiva sobre la piel ya seca puede ser muy dañina para un perro.

7. Los perros se pueden quitar el exceso de nieve de la piel por sí mismos.

Cuando tu cachorro llega de la calle, probablemente  tratará de quitarse la nieve extra lo máximo que pueda. Pero podrías notar algunos pedacitos de nieve extra pegados en su pelaje. Tu perro probablemente intentará quitarlos por su cuenta, pero eso no es necesariamente seguro. El exceso de lamer, masticar y roer puede dañar la piel que ya está seca debido al clima frío. Dedica un poco más de tiempo a quitar esos trozos de nieve y tu cachorro estará mucho más feliz. Y de paso no estará dejando tanta agua por donde pase.

8. Puedes dejar a tu perro en el coche porque no hace calor.

Seguro que conoces los peligros de dejar a los perros solos en coches a altas temperaturas; pero ¿qué pasa con los coches que pueden enfriarse demasiado? Dejar a su perro sentado en el coche sin supervisión en el invierno no es una buena idea. Puedes pensar que solo estarás fuera un par de minutos, pero el riesgo no vale la pena. Recuerda que debemos tratarlos como si fueran niños. Y no creas que dejar el motor en marcha le hace bien. El envenenamiento por monóxido de carbono puede ocurrir si un perro se queda en un automóvil con el motor en marcha.

9. Los perros no necesitan hacer ejercicio en invierno.

No podemos evitar pensar que este es un mito que nace de nuestra que no queremos salir cuando hace frío. Pero estamos aquí para decirte que no debes permitir que tu perro desarrolle una capa extra de grasa este invierno. Muchos caninos todavía están listos para su paseo diario por el vecindario, pero si te da pereza abrigarte y pasar más tiempo al aire libre, tenemos otras opciones para ti.

Hay muchas maneras de ejercitar el cuerpo y la mente de tu perro en interiores, como jugar a tirar o buscar la pelota, e incluso crear un curso de agilidad interior. (Pregúntale a tu veterinario primero para asegurarte de que tu perro esté lo suficientemente saludable como para jugar enérgicamente). La hora de la comida también es una gran oportunidad para ponerse en movimiento; pídele que busque su alimento en lugar de servirlo en su rutina habitual: el cuenco de la comida.

 

perro con familia jugando nieve

 

Hasta aquí el post de hoy, esperamos que disfrutéis a tope con vuestro perro del invierno.